Testimonio de la represión sandinista

2018-09-19T11:31:44+00:00 September 10th, 2018|Internacional, Noticias|

“En Nicaragua existe una crisis de derechos humanos; mi hijo fue el caso de una tortura. Atentaron contra todos sus derechos. La Comisión de los Derechos Humanos de la ONU dice la verdad. Quien miente es el gobierno. Mi hijo era estudiante y lo torturaron, dijo a SFNS el padre de un joven de 26 años que no quiso revelar su identidad por amenazas del régimen nicaragüense.

Mientras tanto, las autoridades de la nación centroamericana insisten que todo está bien, con afirmaciones como la de la vicepresidenta Rocío Murillo, quién declaró en días pasados que “Nicaragua está llena de buenas noticias”.

En el informe realizado entre el 18 de abril y el 18 de agosto del presente año por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) han quedado registrados numerosos casos como el de este joven estudiante que tuvo que salir de su país con su familia para salvar su vida, según la versión del padre.

“Nosotros salimos huyendo de Nicaragua y él no merecía lo que le hicieron. Él vivió la injusticia del país”, dijo el padre del joven.

El informe de 47 páginas de la OACNUDH describe las represiones violentas que están sufriendo los grupos opositores al gobierno nicaragüense, que van desde asesinatos extrajudiciales, desapariciones, detenciones arbitrarias hasta tortura y violencia sexual, en algunos casos con objetos, según las investigaciones.

La alarmante crisis de derechos humanos que se vive en Nicaragua ha dejado hasta el momento un saldo de aproximadamente 300 personas muertas y 2000 heridas, dice el informe. También destaca los testimonios recibidos de torturas físicas y psicológicas, incluyendo amenazas de muerte.

“Algunas mujeres fueron objeto de violencia sexual, incluyendo violación, y señalaron que son comunes las amenazas de abuso sexual. Los detenidos varones también denunciaron casos de violaciones, incluyendo violaciones con rifles y otros objetos”, cita textual del Informe de la OACNUDH.

La misión de la ONU fue expulsada dos días después de publicar el informe el pasado 28 de agosto, dijo la Oficina del Alto Comisionado.

Enrique Sáenz, expresidente del Movimiento Renovador Sandinista, miembro de la Asamblea Nacional, destituido por el régimen de Ortega, y miembro de la Comisión Económica y de Justicia, además perseguido político en Nicaragua, dijo a SFNS que “sobre esto hay múltiples testimonios tanto de hombres como mujeres. Estos órganos son instituciones imparciales que han estado en el terreno describiendo los distintos atropellos de tipo penal, delitos de lesa humanidad e incluso crímenes de guerra”.

Mientras tanto, durante la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU la semana pasada, Denis Moncada, Canciller nicaragüense, agradeció a los países que no creían que Nicaragua representaba un riesgo para Latinoamérica, quienes rechazaron que se hablara sobre el tema pues, según él, eso implicaba la intervención en asuntos internos de esa nación.

Sin embargo, según Sáenz, “el tema del país se encuentra en una sesión informativa y será tratado en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”. Para él, la actitud del gobierno carece de credibilidad.

“El informe ya está y se debe presentar a la comunidad internacional. La magnitud de los crímenes es evidente y Ortega comete errores garrafales que lo incriminan cada vez más” dijo Sáenz.