Se acerca el fin del país de los inmigrantes

2018-10-18T09:49:10+00:00 October 9th, 2018|Inmigración, Noticias|

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) ya no se refieren al país como “una nación de inmigrantes” en su misión oficial escrita en su página web y tras la designación de su nuevo director, Lee Francis Cissna.

La vieja declaración fue reemplazada por la siguiente: “Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos administran el sistema legal de inmigración del país, salvaguardando su integridad y promesa al adjudicar de manera eficiente y justa las solicitudes de beneficios de inmigración mientras protegen a los estadounidenses, aseguran la patria y respetan nuestros valores”.

Según la Directora Ejecutiva de la Coalición de Inmigrantes de la Florida, María Rodríguez, este es un momento histórico muy triste y difícil, al referirse a la nueva declaración y a las nuevas reglas que está por emitir el gobierno: “El ADN de esta nación, fundado en valores y apertura a refugiados inmigrantes, está cambiando severamente (…) y no solo afecta los inmigrantes sino a la trayectoria de este país”.

Cambios propuestos por la nueva administración

Estos cambios propuestos por el gobierno de Donald Trump plantean una nueva reforma para los inmigrantes legales del país, reforma que será presentada el 10 de octubre y que tendrá como fin dificultar a los inmigrantes legales obtener la ciudadanía estadounidense.

Esta medida no requiere ser aprobada por el Congreso. Es una regulación que entraría en vigor basada en la Ley de Inmigración y Nacionalidad, y que es parte del plan del asesor principal de la Casa Blanca, Stephen Miller, colaborador del presidente desde la campaña electoral. El cambio se propuso con el fin de limitar la cantidad de migrantes que cada año obtienen estatus legal en Estados Unidos.

El Departamento de Seguridad Nacional podrá denegar visas o residencias legales permanentes si el potencial beneficiario ha recibido algún tipo de ayuda del gobierno, como usar cupones para alimentos (food stamps), inscribirse en un seguro médico público como Medicaid, inscribir a sus hijos en programas de escolarización del Estado o recibir subsidios en tarifas de servicios públicos.

En la actual política, los beneficios públicos que son considerados como una carga pública se refieren a asistencia financiera para familias necesitadas.

Según cifras de USCIS, la nueva propuesta afectaría a 366 mil personas que cada año esperan por su residencia permanente mientras se encuentran en el país, y que corresponde al número de visas que el Departamento de Estado aprueba anualmente.

La Reforma

La propuesta se hizo efectiva el 22 de septiembre de este año. Entraría en vigor después de pasar un período de comentario público a través del registro federal, y tomaría lugar en los próximos 60 días, según dijo a SFNS, Angel Leal, abogado de inmigración.

El último día para realizar un comentario público será el 10 de diciembre.

De ser aprobada, esta medida buscaría exigirle a los funcionarios del USCIS que excluyan a las personas que sean consideradas una “carga pública” para Estados Unidos, según la sección 212 4(A) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad.

Según el abogado Leal esta medida tiene dos efectos. “Principalmente tiene que ver con los casos de residencia, porque una de las causas de inadmisibilidad es la posible carga pública. Lo que han hecho es ampliar los factores a tomar en cuenta para decidir si el extranjero podría ser o no una posible carga pública. Y en el caso de la ciudadanía, lo importante es la naturalización. Aquí se basan en la conducta moral del peticionario. De haber recibido beneficios públicos tanto personales como de familia inmediata, será tomado en cuenta para poder naturalizarse, bajo esta nueva directiva”.

Los más afectados

Para María Rodríguez el cambio que se está haciendo tiene un impacto en las personas que dependen del Medicare. “Podrán ser excluidas de recibir la residencia por haber optado por unas medicinas y este es solo uno de los casos, los (Food Stamps) por ejemplo, no eran considerados dentro del término “carga pública”; lo que se está viendo es que en este país se disfruta de la mano de obra inmigrante pero no se está reconociendo la humanidad de estas familias”.

Estos cambios, según Rodríguez, significan una muralla a las personas más humildes de este país que tratan de perseguir el sueño americano. “Generan una barrera económica y va a implicar un sacrificio en el bienestar y la salud familiar por miedo a ser negada la residencia”, dice Rodríguez.

Durante estos 60 días de comentario público las personas pueden enviar sus comentarios, denuncias o simplemente resaltar el valor de los inmigrantes al USCIS. La dependencia asegura que serán revisados y leídos cautelosamente. También existen talleres de información para que las personas comprendan a quienes afectan estas nuevas regulaciones.

La Coalición de Inmigrantes de la Florida forma parte de una campaña nacional que tiene más de 60 grupos afiliados a través del estado. “Su misión es informar y denunciar la injusticia de esta nueva reforma”, dijo Rodríguez.