Home / Noticias / Cambio Climático / La alimentación: una amenaza para el cambio climático
Photo by Brooke Lark on Unsplash
Photo by Brooke Lark on Unsplash

La alimentación: una amenaza para el cambio climático

The Lancet, una de las revistas médicas generales más antiguas y prestigiosas del mundo, indicó que el cambio climático es la mayor amenaza para la salud en el siglo 21 y que, actualmente las enfermedades crónicas son las principales causas de muerte.

Por Gabriela Torres

South Florida News Service
@SFNS_News • Instagram• Facebook 

Así como hay opciones para reducir la velocidad del cambio climático y sus efectos, como montar bicicleta en vez de usar auto, por sus bondades para el medio ambiente, la salud y el bolsillo, también hay beneficios con el cambio de alimentación. 

Los alimentos que producen la mayoría de los gases de efecto invernadero parecen ser los mismos que están contribuyendo a algunas de las enfermedades.  La carne, el pescado, los huevos y lácteos son los alimentos que tienen un mayor impacto ambiental; mientras que, los cereales, legumbres, frutas y verduras producen un menor impacto.

A pesar de la evidencia que mostraré enseguida, en Estados Unidos se hace muy poco para modificar patrones de comportamiento en el consumo de alimentos.  Según comentó Julio Ponce, economista y quien asistió al evento Cambio Climático en las Américas organizado el pasado 27 de marzo por la Universidad Internacional de la Florida (FIU), “el gobierno de Estados Unidos y las entidades de cambio climático solo buscan alternativas que puedan prevenir el cambio climático con proyectos de biodegradación y generación de sistemas que dejen de contaminar el medio ambiente”.

En el caso de Europa se empiezan a tomar medidas, comenzando por una serie de investigaciones. La Comisión Europea (EC) realizó un estudio sobre lo que las personas pueden hacer para ayudar al clima.  

En cuanto al transporte, si los europeos comenzaran a utilizar vehículos eléctricos se podría evitar la emisión hasta 174 millones de toneladas de carbono.  También, se podría bajar el termostato a unos 35 grados Fahrenheit. 

Pero el cambio más impactante que se podría realizar es una alimentación libre de carnes.  Esto quiere decir que, lo que consumimos tiene un impacto más grande en el cambio climático que lo que conducimos; incluso, con tan solo eliminar el consumo de proteína animal un día a la semana puede tener más impacto que decidir trabajar una semana desde la casa para no conducir. 

 

Tabla obtenida del estudio de la Unión Europea que muestra el impacto de los cambios de conducta.

Tabla obtenida del estudio de la Unión Europea que muestra el impacto de los cambios de conducta.

El Fondo de Defensa Ambiental (EDF) informó que, si cada estadounidense reemplazara el pollo con alimentos a base de plantas en una sola comida por semana, el ahorro de dióxido de carbono sería el mismo que el de retirar más de medio millón de autos de las carreteras de Estados Unidos. 

Así que, el lunes sin carne (Meatless Monday) puede ser una buena estrategia para comenzar a mejorar el cambio climático.  Mejor aún sería una alimentación 100% a base de plantas ya que es responsable de solo la mitad de las emisiones de gases del efecto invernadero.  La reducción de consumo de carnes y lácteos resultan en una disminución mínima al impacto ambiental. 

Tabla (2) muestra las emisiones de CO2 por persona, por año, causada por la ingestión de alimentos en los años indicados. La tabla (b) muestra los cuatro escenarios.

Tabla (a) muestra las emisiones de CO2 por persona, por año, causada por la ingestión de alimentos en los años indicados. La tabla (b) muestra los cuatro escenarios.

Elena Sgarbossa, escritora científica y médico independiente, manifestó en su cuenta de Twitter que cada uno puede ayudar a detener el cambio climático y la deforestación a través de los cultivos de alimentación, ajustando nuestra dieta. 

Picture3

 

Lo mismo indicó Whitney Milam, escritora y productora, diciendo que el próximo mes de mayo cumple dos años de haber dejado de comer carne por el cambio climático, pero que no es necesario eliminar la carne por completo para hacer la diferencia.  A través de su cuenta de twitter compartió un artículo de la revista digital Vox en donde se explica la relación entre el planeta y las diferentes dietas.

Picture4

Científicos en Italia realizaron una investigación donde compararon siete tipos de alimentación para determinar cuál era la que más favorecía al medio ambiente. 

Compararon la alimentación omnívora convencional, omnívora orgánica, vegetariana convencional, vegetariana orgánica, vegana convencional y vegana orgánica con lo que un italiano come regularmente durante una semana (alimentación convencional). 

Midieron los carcinógenos, la contaminación del aire, el cambio climático, los efectos a la capa de ozono, el ecosistema, la lluvia ácida, la tierra, minerales y el uso de combustibles fósiles.  La investigación reveló que, si consumían una alimentación saludable, el impacto ambiental sería menor.  Una alimentación omnívora orgánica es mejor al igual que una vegetariana convencional, pero superadas por una alimentación vegetariana orgánica y vegana convencional y orgánica.   

Estos cambios también traen modificaciones positivas para la salud.

Un estudio publicado en el Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI) encontró que los beneficios de una alimentación a base de plantas son la posibilidad de reducir los medicamentos para combatir condiciones crónicas, regular el peso, disminuir el riesgo de cáncer, controlar la diabetes tipo 2, presión arterial alta o enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Aunque pocas personas conocen que el sector ganadero es uno de los contribuyentes de emisiones de gases de efecto invernadero, en Reino Unido están cambiando ese ideal.  Según un artículo de la Revista Médica Británica (BMJ), los pacientes, visitantes y personal del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS) pueden encontrar menús saludables con alimentos de baja emisión de carbono debido a que la evidencia mostró que contribuyen al cambio climático. 

¿Y en Estados Unidos?  Seguimos a la espera de medidas más agresivas. 

x

Check Also

Dog at Dog Dude Ranch (Photo by Elizabeth Soza)

A dog ranch in Miami — it is not what you expect

Dog owners going on vacation may feel a certain guilt in leaving their dogs in a kennel or at a ...

Enjoy this blog? Please spread the word :)